Previous
Portada del periodico ABC:
Newspaper website Sitio web





Noticias
  • «Histórico»: la NASA impacta un asteroide en la primera misión de defensa planetaria
    «Esta noche los terrícolas podrán dormir mejor» . Lo decía solo medio en broma Elena Adams, la ingeniera de sistemas de DART, la misión de la NASA para estrellar una nave contra un asteroide. Era poco después de que el objeto desarrollado por el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins impactara un pequeño cuerpo celeste a millones de kilómetros de nuestro planeta. «Nuestra primera misión de defensa planetaria ha sido un éxito » celebró. El objetivo era estudiar cómo se puede cambiar la trayectoria de un asteroide que se dirige hacia la Tierra con potencia catastrófico. Es un asunto que ha fascinado a la ciencia ficción y que ha llegado hasta el imaginario colectivo con películas como 'Armageddon' o la más reciente 'No mires arriba'. Pero que, a su vez, es tan real como el propio universo. Hace 65 millones de años, un meteorito con un diámetro de diez kilómetros se estrelló en lo que hoy es la península de Yucatán y provocó una destrucción generalizada en todo el
  • Los mil millones de oro
    Aunque haya obtenido una gran victoria en las elecciones legislativas de Italia , Putin sigue atragantado con la guerra de Ucrania. Ante el humillante fracaso militar en un país que según él ni tan si quiera existe, al genialísimo le cuesta seguir actuando a modo de efectivo tapón de su bañera retrograda y ejercer como árbitro definitivo de todo lo que ocurre en Rusia. En la creciente lista de goteras, China y la India piden abiertamente que corra el aire en sus relaciones con Moscú, los conflictos congelados empiezan a descongelarse, los rusos en edad de ser llamados a filas se escabullen y el puzle de las diferentes piezas que forman la autocracia del Kremlin –empezando por los desacreditados militares– ha dejado de encajar a la perfección. Para compensar esta peligrosa debilidad, Putin viene repitiendo una delirante teoría conspirativa conocida como los 'mil millones de oro'. Según esta manoseada doctrina apocalíptica, se está librando una batalla por recursos naturales entre Rusia y una sinie
  • Compostaje humano
    Si Dios ha muerto, todo está permitido. Eso incluye el «compostaje humano», legislado en California por la demócrata Cristina García, famosa por el grifo de cerveza abierto en su oficina, y que satisface (con el compostaje, no con la cerveza) la demanda de la nueva religión del Cambio Climático (una religión comprende un credo, un culto, un código de conducta y una comunidad confesional), que exige «entierros ecológicos». —La muerte, esa cosa tan bonita… Un día un muerto se va a mosquear y va a armar la marimorena; hay mucho abuso –dejó dicho aquí Ruano, el más grande funebrista del periodismo, en la muerte de Ramón. A la señora García no le gusta Dios, y en cada ser humano, en vez de una proyección divina, ve un saco de abono para las patatas. Cuando el sol (californiano) de la cultura política se encuentra muy bajo, hasta los enanos proyectan una larga sombra, observó Karl Kraus (traducido en España por el cura Aguirre), quien vio venir que «en el corazón de la gran cultura los ho
  • La Sanchezserie
    Confiéselo, usted también lo ha pensado. Empezamos a sentir cierta fatiga con la sobredosis de series. Tantas plataformas y tantos productos audiovisuales abruman nuestras neuronas y no sabemos dónde acudir, por eso, muchas veces, al final, nos largamos al lecho para leer. Sin duda la teleserie que andan rodando con Sánchez de protagonista viene a remediar este insoportable tedio que nos invade tras la cena. Sospecho que la gente, sin duda la mala gente del sector criticón, ensoberbecida en su propia bilis, no lo ha entendido bien. Sánchez no busca estrellato vanidoso, sino aliviar nuestro muermo derramando frente a nuestras ingratas napias sus vicisitudes, sus magníficas soluciones, su día a día jalonado por el Falcon aparcado a la vuelta de la esquina. Claro que, si narran sus éxitos igual nos deslizamos hacia los terrenos de la ficción, o sea hacia un fantasioso Juego de Tronos pero sin dragón vomitando fuego. Y si nos ofrecen cruda verdad, tal vez choquemos contra una docuserie de telerreality muy
  • La gran esperanza frustrada
    Mijaíl Serguéievich Gorbachov es un personaje de drama shakespeariano: puso en marcha, cargado de buena fe, una reforma que fue incapaz de manejar y acabó devorándole. La milenaria historia de Rusia hasta que él accedió al poder puede definirse con dos palabras: autocracia e imperialismo. Gorbachov le imprimió un giro de 180 grados en ambos frentes. Él quería un país democrático, un «socialismo con rostro humano». En marzo de 1989 se celebraron las primeras elecciones democráticas para el Congreso de Diputados del Pueblo, a las que concurrieron los miembros del Partido Comunista junto a los de otros partidos. La renuncia al monopolio del poder del partido supuso el principio del fin del sistema comunista. Yeltsin sería el primer jefe de Estado ruso elegido democráticamente. Más radical aún, si cabe, fue la actitud de Gorbachov en materia de política exterior. En una primera fase, se negó a utilizar la fuerza cuando los comunistas fueron desplazados del poder en Polonia, iniciándose un proceso