Previous
Portada del periodico ABC:
Newspaper website Sitio web





Noticias
  • El dios maldito
    A la comparación de Messi con Maradona le falta la variable esencial de las patadas que le pegaron a Diego en un fútbol sin VAR y casi sin cámaras donde centrales malencarados y aviesos practicaban sobre campos de barro la caza implacable del delantero. La única vez que unos defensas, los ingleses, intentaron pararlo sin recurrir al derribo acabó marcando el gol del siglo, una obra maestra que jamás habría podido consumar contra un canchero y resabiado equipo argentino. Para los británicos, ese partido fue el de otro gol con la mano que los derrotó violando todas las reglas del juego limpio; para el resto del mundo, el de «la mano de Dios», la apoteosis del genio pícaro acostumbrado, como... Ver Más
  • Olvídate
    Mantiene la izquierda una curiosa relación con la memoria. Por un lado la ensalza, la encumbra al punto de trocarla en institución oficial, inamovible. No entiende que lo contrario de la memoria no es el olvido sino la historia. Presten atención a los expertos, que, a diferencia de los ejpertos, saben de lo que hablan y tienen que demostrar lo que postulan. Los expertos con equis han probado la increíble ductilidad de la memoria. A menudo los hombres lastrados por pasados vergonzosos se recuerdan heroicos. Piensan en el que fueron como monumentos ecuestres cuando lo cierto, lo objetivo -¡lo histórico!- es que se rilaron todas las veces en que su vida, su patrimonio, su prestigio, o la sombra de él... Ver Más
  • «Socialismo caviar» frente al drama de la inmigración
    Algo no encaja en las aspiraciones de credibilidad del Gobierno si la visita de un ministro como José Luis Ábalos a Canarias para solidarizarse con el drama humanitario de la inmigración se salda con un fin de semana de ocio en un hotel resort de lujo. Nada puede ser más intempestivo, más inoportuno y menos ejemplarizante que la festiva estancia que organizó Ábalos junto a su familia y parte de su cortejo ministerial, porque desde el mismo instante en que entró por la puerta del hotel la ostentación frente a la tragedia de inmigrantes hacinados, o en shock tras una travesía en altamar, lo convirtió en un ministro insensible. O como mínimo, imprudente. Si pagó el viaje de su bolsillo, es lo de menos. Y si por el contrario fue con dinero público, urge una fiscalización inmediata. Pero desde la perspectiva de la ética pública, poco «socialismo» acredita Ábalos. Si acaso, aquel «socialismo caviar» tan demagógico y selecto que cultivó una izquierda muy cínica. Una cosa es predicar, y otra dar
  • Sánchez declara la guerra fiscal
    La letra pequeña de las cesiones del Gobierno a ERC, al PNV o a Bildu para garantizarse la aprobación de los presupuestos no solo revela la docilidad de Pedro Sánchez ante cualquier exigencia del separatismo, sino la existencia de dos modelos económicos radicalmente distintos para hacer frente a la recesión. La exigencia de ERC para que Sánchez castigue fiscalmente a Madrid por la incapacidad de la Generalitat de gestionar sus propios recursos en beneficio de los ciudadanos resulta profundamente insolidaria y ofensiva. Cataluña podría dejar de malgastar en su proyecto identitario buena parte de los 60.000 millones que ha recibido del Fondo de Financiación -del resto de España- y no lo hace. Esa es su inútil prioridad. La maniobra no consiste en negociar en favor de los catalanes, sino en perjudicar a los madrileños a sabiendas. El separatismo no soporta que la aportación de Madrid al PIB nacional se sitúe ya en el entorno del 20 por ciento y que Cataluña permanezca anclada en apenas el 19 por cien
  • Presupuestos y economía política
    Los Presupuestos Generales del Estado se califican habitualmente como el instrumento fundamental de actuación de un gobierno, la expresión máxima de una política económica con la que provocar que la economía y la sociedad se muevan en una determinada dirección. Pero esa es una interpretación antigua, casi reaccionaria, permítanme que les diga. Para la economía política de este Gobierno, los Presupuestos no son más que un relato, una historia que contar, una ficción amable con la que aumentar la base electoral. Los gobiernos responsables hacen política económica; los gobiernos populistas, economía política. La política económica se basa en estimaciones realistas de ingresos y gastos, asigna recursos a objetivos determinados y cuantifica sus efectos. Son cálculos aproximados, susceptibles de error, cuya... Ver Más