Portada del periodico Menorca:
Newspaper website Sitio web





Noticias
  • Menorca precisa otra casa de acogida en el centro de la Isla
    Un estudio del servicio encargado por el Consell a partir de la demanda de los ayuntamientos de Maó y Ciutadella, titulares de las dos casas de acogida existente en laIsla, indica la conveniencia de que Menorca disponga de un tercer alojamiento de estas características que cubra la zona centro del territorio. Es la solución que daría salida a la demanda que mantiene saturada la de Ciutadella y con una elevada petición la de Maó, municipios obligados a disponer de estos centros al superar los 20.000 habitantes. Entra ambas pueden dar cabida a 22 personas. El estudio elaborado por la socióloga Montserrat Martínez, con entrevistas a los técnicos y trabajadores de los dos centros, destaca que las actuales casas permiten vivir con dignidad a quienes las ocupan, aunque sugiere una redistribución de espacios comunes y, sobre todo, una clarificación de los perfiles a quienes se dirigen. «Los actuales equipamientos no encajan para todos», indicó Martínez. En todo caso los beneficiarios han de tener claro
  • El Consorcio rechaza el recurso contra el derribo de la casa de Es Plans
    La reunión del Consorcio para la Legalidad Urbanística en Suelo Rústico celebrada ayer estuvo marcada por la tensión en sus minutos iniciales, el abandono del representante de Alaior, y el posterior rechazo al recurso presentado por los abogados de la familia de Es Plans para frenar el derribo de su casa. El concejal del Ayuntamiento de Alaior, Cristóbal Marqués, dejó la reunión apenas iniciada tras mantener su postura de rechazo a la postura intransigente del Consorcio respecto a la familia de Es Plans, obligada a demoler su casa este mismo mes debido a su ilegalidad. «La casa lleva 25 años siendo ilegal, no entendemos por qué no se puede esperar seis meses o un año más hasta que encuentren otra vivienda aún sabiendo que no tienen solución para quedarse en ella», sostiene Marqués. La decisión final de abandonar ayer la reunión responde a «la postura patética del equipo de gobierno del Consell porque nadie salió a atender a esta familia durante su protesta». Minutos después, ya sin el
  • Leyes y gestos
    La sirena del megáfono se dejó oír en la plaza de la Biosfera de Maó, en la entrada del Consell, el miércoles a las 10 de la mañana. Fue el traslado a la calle de la protesta que lleva a cabo una familia obligada a derribar su casa en la zona de Es Plans de Alaior porque la ley que aplica el Consorcio en Rústico así lo determina. El procedimiento, desde la denuncia que dirigió el Ayuntamiento de Alaior a este organismo garante de la legalidad urbanística, ha seguido su curso y el expediente ha terminado en el derribo de la edificación que debería ejecutarse ya este mes. La conclusión final no admite demasiadas réplicas porque tanto la casa como sus añadidos se levantaron sin licencia y están construidos en un Área Natural de Especial Interés, que además se ve afectada por inundaciones peligrosas ante grandes tormentas al hallarse en un torrente. Sí admite reparos el extraño funcionamiento del sistema que nos rige, puesto que la compra de la vivienda hace diez años se hizo ante notario, f
  • Un positivo obliga a confinar una clase del colegio de Es Castell
    Veintitrés alumnos de sexto curso de Primaria del colegio público Àngel Ruiz i Pablo de Es Castell y su tutor están confinados en sus casas a la espera del resultado de las pruebas diagnósticas a las que se sometieron ayer, después de que uno de los alumnos del grupo diera positivo por SARS-CoV-2 tras haber asistido a clase. Este contacto obligó tanto a los compañeros como al profesor, que forman un grupo de convivencia estable, a realizarse una PCR. El positivo fue comunicado al colegio por Salud, en concreto por la Unidad Volante de Atención al Coronavirus (UVAC) de Llevant, y de inmediato el centro puso en marcha el protocolo covid que establece el aislamiento del grupo afectado. Así lo confirmó ayer el director del centro, Vicenç Marí, quien aseguró que se dio aviso a las familias y los niños permanecieron en el aula, haciendo uso de un cuarto de baño exclusivo para el grupo, hasta que sus padres les recogieron, para evitar la posible propagación del contagio a otros grupos.
  • Viejas costumbres de los hombres del campo
    Cuando el tiempo se harta de sus propios calores, es que está cerca la otoñada, todo y que hoy en día, con esto del tiempo no se pueden atar cabos. Antes aquí en la zona centro de la península, los hombres del campo la tenían más pillada a la ley del calendario. Recuerdo que un labrador que tenía en su casa tres yuntas de mulas, lo que suponía una heredad bastante grande y que yo me llevaba muy bien con él, tanto que me resolvió muchas de las ignorancias que yo tenía sobre labores y costumbres del agro peninsular y a pesar de mi confesada orfandad de conocimientos, acerté escribir el libro «La memoria rural», de manera que me pasé un año largo documentándome sobre tema tan complejo. Este labrador me decía: «Mire usted José María, si no fuéramos tanto de liar el ovillo, esto del tiempo sería cosa de coser y cantar porque aquí ya se sabe, hay nueve meses de invierno y tres de infierno; decir más son ganas de liar el ovillo. Baste con decir que te hielas o te asas». No andaba desasistido