Portada del periodico ABC:
Sitio web




Recognized text:
vocentol5.t.
MADRID 1,60 euros Año CXIV |Número 37.211
15 NOVIEMBRE 2017 Miércoles
ABC.es
TODO PARA EL
«PROCES», NADA
PARA LOS MÁS
DESFAVORECIDOS
Discapacitados, víctimas de malos
tratos, ancianos e inmigrantes
llevan un año sin cobrar los más
de 152 millones en subvenciones
que les prometió Puigdemont
Editorial y páginas 16-171
No1 en España,
lider en Europa
Segaros de Caución
Segures de Construcción
902 300 331

Noticias
  • «La tele, Pedro, lo primero controlar la tele»
    Cómo era aquello... «Decreto del zar. Cinco letras». Cada dos por tres aparecía en los crucigramas esa definición que por su recurrencia llegaba a convertirse en el pan nuestro de cada día de las horizontales y las verticales. «Ucase», ucase era la palabra que se ocultaba en esas celdillas en blanco y a este batallón le vino a la cabeza lo del «decreto del zar de cinco letras» cuando el pasado viernes asistió perplejo a cómo el «Gobierno bonito» estrenaba, como si fuera Domingo de Ramos, el primero de los mil y un decreto que nos esperan y con los que Sánchez piensa gobernar ya que en las Cortes lo tiene entre regular y mal (84 de 350 diputados). Naturalmente, un gabinete tan de diseño, de tal majeza y prestancia (según sus múltiples panegiristas, claro) no iba a inaugurar este pantano con un decreto a favor del empleo, en contra de los golpistas catalanes o de algún otro problema re
  • Los dialogantes
    Cualquier persona racional, por ejemplo, un profesor universitario, aunque lo sea en la mal llamada Ciencia Política, sabe que los líderes independentistas catalanes llevan varios quinquenios en la más absoluta de las contradicciones y han hecho oídos sordos a cualquier crítica, aunque esta sea -como ha recordado Javier Marías- en forma de interrogativas directas: «¿Cómo vivirían en una Cataluña aislada, con qué economía y qué medios? ¿Con qué reconocimiento internacional (Putin y Maduro aparte)? ¿Qué harían con más de la mitad de la población catalana contraria a su decisión? ¿Iniciarían purgas y expulsiones?». No se debe olvidar que según la Ley de Transitoriedad, aprobada por los nacionalistas en septiembre de 2017, los jueces iban a ser nombrados por el Govern y los medios de comunicación quedarían bajo control de
  • Patochada nacionalista
    Ministro, 54 años, casado y padre de cinco hijos (cuatro dentro del matrimonio y uno fruto de expansiones piratas). Pero Boris Johnson sigue siendo el único político británico que gasta estatus de estrella del rock. Nada gusta más a los ingleses que lo excéntrico, y Boris lo cultiva, con sus artículos cultos, ocurrentes y algo flamígeros; con sus humoradas y boutades de pijo de Eton desinhibido y su pelo rubísimo -ahora ya de bote-, estudiadamente alocado. Ministro de Exteriores, mora en una residencia del Foreing Office al lado del Parlamento y sale a correr de mañana por el soberbio parque de St. James’s. Para los turistas madrugadores constituye una nueva atracción ver pasar a ese hombre rosado, que suda congestionado mientras trota ataviado con polo de rugby y bañador de flores. Boris fue el mascarón de proa del Brexit, al que se subió como parte de su ambicioso y fallido plan para llegar al Número 1
  • Más que una inauguración
    Don Quim Torra debió pasar uno de los tragos más amargos de su atribulada vida de militante catalanista en la apertura de los XVIII Juegos Mediterráneos en el coqueto estadio tarraconense. Eso de tener que aguantar a pie firme durante horas el himno nacional español, el paso de la bandera española, la llegada de paracaidistas con esos colores, cerca del que considera causante de todos sus males, tiene que ser una auténtica tortura. Encima, oyendo aplausos, entre algunos abucheos. Su cara hablaba más que sus palabras. Empezó siendo la del niño enrabietado al que obligan a comer brócoli. Poco a poco, empezó a transformarse en la de quien han traído a la fuerza, mientras apretaba sus manos frente a él, como defendiéndose de lo que ocurría, y terminó dejándolas caer a un lado y otro del cuerpo, como dándose por vencido. Antes había asistido a la concentración de unas docenas de p
  • Vudú político
    Derrocado Rajoy y con Sánchez en pleno cortejo de aproximación a «Le Pen» Torra -la comparación es del propio presidente-, los independentistas han señalado al Rey como su siguiente objetivo. No es que aspiren a destronarlo sino que el nacionalismo necesita alimentar sus mitos insurgentes mediante la invención sucesiva de enemigos. Como al nuevo Gobierno no lo pueden denostar por ahora, al menos mientras anden cruzándose guiños, han elegido la Corona como diana preferente de su campo de tiro. Les viene bien para agitar la leyenda de la herencia del franquismo y además el Monarca no puede entrar al trapo, ni devolver los insultos, ni darse siquiera por ofendido. Ahora ya incluso sale gratis quemar sus fotos porque los tribunales europeos tienen sentenciado que no es delito. Es el muñeco perfecto para la liturgia del vudú político. La estigmatización de Felipe VI es un proyecto concertado para replantear la estrategia