Portada del periodico ABC:
Sitio web


Recognized text:
MADRID |3,00 euros Con XLSemanal ABC (venta conjunta einseparable) |Corazón CzN tve (venta opcional): 0,50 euros Año CXIV | Número 37117
13 AGOSTO 2017 Domingo
ABC.es
De izquierda a
derecha, Kim Jong-un,
Nicolás Maduro
Donald Trump
TRUMP AMPLIA SU
OFENSIVA BELICISTA
Iberoamérica rechaza la amenaza del
presidente de EE.UU. de contemplar
una intervención militar en Venezuela
[Enfoque y páginas 28 a 31]

Noticias
  • Muerte y mentira
    El atentado de Barcelona tiene poca historia por detrás. Una furgoneta y unos autores con voluntad de matar al mayor número posible de occidentales, de europeos, de blancos, de cristianos. Llámenlos como quieran. De eso se trataba. El atentado tiene una terrible e inmensa historia por delante. La estremecedora cifra de víctimas demuestra que los dos hombres con voluntad de hacer daño han sido inmensamente eficaces. Contrastan los medios con los efectos desoladores. De las muertes, las vidas segadas, los heridos, los familiares, el inmenso dolor que nunca se apagará del todo, las vidas rotas, cientos de vidas quebradas de una forma u otra en las Ramblas de Barcelona. Esos son los destinos personales. De los colectivos, de las reacciones públicas, ya sabemos a estas alturas casi todo antes de que lleguen. El miedo subirá unos grados y la alarma antiterrorista cambiará de color. Y muchas palabras manidas. El islamismo no es el islam. No conseguirá
  • Gatitos contra el terror
    Al conocerse la noticia del atentado, una de las preocupaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tan profesionales y dignas de aplauso, fue que las imágenes no se difundieran. Se convirtió en un mandato deontológico para muchos informadores. Pocas cosas más aburridas que un debate de ética periodística, asunto para el que no estoy capacitado por ninguno de los dos conceptos, pero con ese criterio no tendríamos la foto de la niña del napalm. Tampoco los inmigrantes en las pateras reciben ese tratamiento. Ahí la crudeza está al servicio del «Europa debe responder». El asunto iba más allá de los medios. Un Foro de la Guardia Civil solicitó que durante el operativo se mostraran en las redes fotos de gatitos. «Tomemos como ejemplo a Bélgica». El efecto era chocante. En las personas que así obraban había un conjunto de buenas intenciones: proteger a víctimas y familiares
  • Examen de Estado
    Era utópico pensar que íbamos a librarnos de lo que no se han librado Alemania, Inglaterra, Bélgica o Francia. De hecho ya estábamos teniendo suerte, aunque la suerte, en materia de seguridad, haya que trabajarla. Las fuerzas policiales españolas la han trabajado a fondo y con eficacia pero el riesgo cero no existe y menos ante un terrorismo que ataca al azar y usando coches como arma. Nadie está a salvo en esta maldita guerra declarada contra la sociedad abierta, libre y democrática. Negar la existencia del mal, la evidencia de su siniestra encarnación en nuestras propias vidas, podrá conformarnos pero no lo evita ni lo espanta. Estamos a prueba. Como sociedad civil, como pueblo solidario, como Estado y como nación políticamente desarrollada. Esta es la clase de hechos que definen un carácter colectivo, su entereza ante una agresión tan cruel como arbitraria. Es la hora de la grandeza de miras, de los liderazgos solvente
  • Otra lección de la tarde más triste
    Conmovidos por las imágenes de la matanza terrorista, del primero (el Rey) al último de los españoles de bien sintieron como suyo el dolor de las víctimas y el espanto de los barceloneses tras el salvaje ataque que rompió la que debía ser una tarde de jueves más del estío y que, a partir de las cinco, pasó a formar parte de ese espeluznante calendario de fechas que se convierten en un acrónimo de aflicción global: 11-S (Nueva York), 11-M (Madrid), 7-J (Londres)… Así lo hicieron saber los españoles en los mensajes de apoyo que, como conmovedoras saetas de solidaridad, se lanzaban hacia la Ciudad Condal a través de las redes sociales y de mensajes privados de preocupación a amigos, familiares o turistas que allí se encontraban. Desde todas las instituciones y organismos de España llegaban a su vez las condolencias y el aliento, desde un pequeño pueblo de Cáceres o una asociaci&
  • Esta vez, Barcelona
    La primera conclusión de este nuevo atentado es la ya conocida: que Daesh nos ha declarado la guerraES la historia de un atentado anunciado. El terrorismo islámico nos tiene a todos en su punto de mira, y por simple cálculo de posibilidades, nos tocaba. Ha habido últimamente atentados en todos los grandes países europeos, Francia, Alemania, el Reino Unido, y si hasta ahora nos habíamos librado, en buena parte por haberse podido descubrir el golpe antes de darlo, al final lo han dado. ¿Dónde? Pues allí donde pueden causar más daño y somos más vulnerables. Barcelona en particular y Cataluña en general vive días tensos, apasionados, conflictivos, con todas las miradas puestas en el 1 de octubre, los nervios como cuerdas de violín y las pasiones desatadas por un gobierno local dispuesto a saltarse todas las leyes del Estado e incluso internacionales para lograr la independencia. No me digan que no era el escenario